Nuestra propuesta de Programa de Agricultura, Ganadería y Pesca

PROPUESTA DE PROGRAMA DE AGRICULTURA Y GANADERÍA

Imagen de Gerhard Bögner en Pixabay

Entendemos la agricultura tradicional como un baluarte que garantiza no solo la soberanía alimentaría, sino también el equilibrio territorial, medioambiental y social.
Producto de la globalización y de la entrada en el mundo agrario de grandes capitales que buscan la rentabilidad de sus inversiones como único objetivo, la agricultura tradicional ha visto menguar sus recursos con un estancamiento primero de sus rentas y una disminución después hasta el punto de no hacerla viable.
Defendemos la necesidad de distinguir entre agricultura profesional y agroindustria, potenciando la primera a la vez que respetando la necesidad de la segunda como proveedora de alimento a gran escala y a precios asequibles. No tenemos que olvidar pero, el impacto medioambiental que esta última pueda tener y de la que es responsable.
Para invertir la situación a la cual nos han llevado las últimas décadas de políticas agrarias defendemos:

  1. La necesidad de distinguir a escala administrativa y competencial entre personas agricultoras y ganaderas profesionales, e industrias; definiendo la figura de la “persona campesina/ganadera real” como sujeto de discriminación positiva.

  2. Mejorar el acceso a los servicios públicos en las zonas rurales para conseguir cerrar la brecha existente entre comunidades urbanas y rurales.

  3. Seguir políticas que permitan incrementar las rentas de la “persona campesina/ganadera real”, asegurando así no tan solo la pervivencia de las explotaciones actuales sino también la transmisión a futuras generaciones.

  4. Trabajar para que las explotaciones profesionales agrícolas y ganaderas sigan evolucionando hacia un modelo sostenible social y medioambientalmente.

  5. Asegurar la producción y suministro de alimentos de calidad.

Trabajar para reducir el progresivo alejamiento entre la población rural y la población urbana, enfatizando la mutua necesidad que se tienen, la primera como suministradora de alimento de calidad y la segunda como fuente de ingresos de la primera.

  1. Reconocimiento de la figura de la “persona campesina/ganadera real”
    Entendemos como “persona campesina/ganadera real” aquella persona física que tiene más del 80% de sus rentas provenientes de la actividad agraria, incluyendo en estas las derivadas de actividades como el turismo rural u otros trabajos a sueldo relacionadas con esta.
    Esta “persona campesina/ ganadera real” tiene que ser objeto de discriminación positiva, siendo el centro de toda política pública dirigida al entorno rural y la agroindustria.

  2. Mejora en el acceso a servicios públicos.

  3. Desarrollar un plan de FP agraria y ganadera, dotando de más recursos las escuelas de capacitación e invirtiendo en programas de R+D+y que garanticen la transferencia de conocimientos entre los investigadores, los técnicos del departamento y el campesinado y los ganaderos.

  4. Ayudar a la tarea de centros tecnológicos y otros agentes, intermediarios… que puedan facilitar la transferencia de conocimiento entre investigadores, el campesinado y los ganaderos.

  5. Facilitar la instalación y apoyar al crecimiento de pequeñas empresas en zonas agrarias, entre otras medidas con cobertura de internet en la totalidad del territorio.

  6. Consolidar el transporte público de proximidad, incluyendo el servicio a demanda en precios públicos de tal manera que ningún núcleo rural necesite la utilización de transporte privado por sus desplazamientos. Al mismo tiempo asegurar la conectividad con las grandes infraestructuras de comunicación.

  7. Asegurar la cobertura de los servicios básicos, tales como escuelas, centros sanitarios u oficinas bancarias.

  8. Ayudar a la implantación de tiendas en cada pueblo donde la población local pueda suministrarse por el día a día.

  9. Establecer un plan especial de financiación para los ayuntamientos más pequeños, que los permita prestar servicios básicos a pesar de su reducida población.

Políticas de incremento de rentas.

  1. Fijar precios mínimos de mercado atendiendo a los costes de producción y estableciendo mecanismos de intervención cuando estos estén por debajo de su coste.

  2. Impulsar la compra por parte de las administraciones públicas de productos de proximidad a precios justos, al mismo tiempo que priorizar en la contratación aquellos suministradores de servicios que así lo hagan.

  3. Impulsar planes de rehabilitación de la vivienda rural, considerando la posibilidad de la compra pública para la cesión o alquiler abajo coste a nuevos habitantes.

  4. Impulsar una reforma fiscal que tenga en cuenta los costes extra que supone la distancia en grandes centros urbanos, tanto a escala de empresa como escala particular.

  5. Facilitar la transmisión de explotaciones a nuevos titulares que continúen la actividad, tanto intervius o como mortis causa.

  6. Mejorar los planes de prevención de años de fauna.

  7. Asegurar que las pensiones de jubilación serán como mínimo el salario mínimo interprofesional.

  8. Reconocer el papel de la ganadería extensiva en la prevención de incendios forestales, remunerando la tarea de eliminación del sotobosque por parte de manadas.

  9. Reducción de impuestos que graben pequeñas explotaciones, así como la venta de productos frescos. Flexibilizar las normativas sanitarias para los pequeños obradores.
    Dotar PRODECA de recursos para la formación y promoción de pequeños exportadores.

Agricultura sostenible.

  1. Garantizar la permanencia de los labrantíos para uso agrícola, particularmente los regadíos próximos a las ciudades. Con cuyo objeto hay que aprobar la ley de protección del suelo agrario, que garantice el equilibrio entre los usos agrarios y los otros usos del territorio y haga posible que el impacto de las infraestructuras y del suelo urbano, industrial y logístico sea lo más bajo posible a los espacios de alto valor agrario. Promover la recuperación de suelo rural de secano.

  2. Crear el banco público de tierras agrícolas y silvícolas de Cataluña vinculado a compromisos agroecológicos para favorecer el acceso a la tierra y evitar la especulación y la concentración de la propiedad de tierras, puesto que obligan al desplazamiento de la población y posan en riesgo la seguridad alimentaria. Definir las superficies mínimas de rentabilidad por cultivo, adaptadas en las nuevas tecnologías agrarias, y favorecer la compra de fincas adyacentes a fin de permitir lograr estas superficies mínimas. Fomento de alquileres sociales de tierras entre personas con pocos recursos.

  3. Impulsar medidas para difundir e incentivar la titularidad compartida de las explotaciones agrarias mediante fórmulas como las organizaciones agrarias, cooperativas y asociaciones de productores, con especial atención al fomento de la igualdad de género en esta titularidad.

  4. Promover los modelos de producción agraria y ganadera agroecológica:
    ◦ Implantar nuevos cultivos para dar valor añadido a la agricultura de montaña.
    ◦ Impulsar la generación de energía eléctrica en las explotaciones agrarias a partir de fuentes de energías renovables.
    ◦ Preservar la diversidad genética vegetal y animal de nuestro país, promoviendo una Catalunya libre de transgénicos de los cuales no se haya estudiado suficientemente su inocuidad, tanto por la salud como por el medio ambiente.
    ◦ Impulsar un plan para reducir el uso de pesticidas en el ámbito agrícola.

  5. Modernizar progresivamente los regadíos porque aseguren la eficiencia y el ahorro del agua. Condicionar las ayudas públicas a una disminución real del consumo de agua.

  6. Fomentar la ganadería extensiva en las zonas despobladas, especialmente en áreas de montaña, apoyando a la instalación de nuevos ganaderos/se y reactivando la red de mataderos locales. Ayudas al mantenimiento de especies autóctonas y a la comercialización de estas.

  7. Establecer un plan integral para la conversión de las excreciones ganaderas en oportunidades de obtención de energía (metano) y abonos orgánicos de alto rendimiento. Promover la reducción de la producción ganadera intensiva, especialmente de pollos y cerdos, como medida para resolver a largo plazo el problema de los purines.

  8. Impulsar un programa de ayuda para la adecuación de las granjas al bienestar animal, así como un programa de ayuda a la instalación de sistemas de generación de energía renovable en granjas.

  9. Limitar el crecimiento de la cabaña ganadera en zonas vulnerables. Abordar la problemática de los nitratos.

  10. Impulsar la obtención de biofertilitzantes y bioenergías a partir de las materias primas ganaderas y agrícolas.

  11. Mantener los caudales ecológicos de los ríos para que las actividades agrícolas y ganaderas puedan disponer de tanta agua como se los sea necesaria, al mismo tiempo que impulsar la instalación de desaladoras en aquellos municipios turísticos que tengan una alta demanda puntal de agua que compita con las necesidades de boca o riego de la población local.

  12. Favorecer la investigación para potenciar la innovación en la agricultura, especialmente en el que hace referencia a lucha contra el cambio climático, reducción de emisiones, acumulación de carbono, gestión del agua, e identificación de nuevas plagas, dotando al mismo tiempo un programa de ajuste para que estos estén al alcance de pequeños productores.

  13. Conectar la agricultura al mercado de carbono, premiando a los agricultores/se que mejoren sus prácticas, tanto en el ámbito económico como mediante un sello identificativo por sus productos.

  14. Ampliar la cobertura de los seguros agrarios.

Producción de alimento de calidad.

  1. Ejecutar un plan de promoción de las redes de consumo de proximidad, distribución y venta de “kilómetro cero”, con especial atención a las cooperativas de consumo.

  2. Fomentar la comercialización y el consumo de proximidad mediante campañas educativas, el apoyo a la distribución en la restauración y la promoción de la venta directa.

  3. Fomento del uso en la restauración colectiva en el ámbito público (menús escolares, etc.). Sustituir, en lo posible, toda la compra pública de alimentos a grandes comercializadores por compra pública de proximidad y alimentos ecológicos. En este mismo sentido, regular a la normativa en materia de contratación pública la posibilidad de introducir cláusulas en la contratación que incentiven estas prácticas.

  4. Fomentar la creación de cooperativas de consumo.

  5. Apoyar a la industria familiar de productos artesanos y a la producción de calidad, impulsando los distintivos de calidad (denominaciones de origen, distintivos propios para productos de proximidad, etc.)

  6. Vigilar el cumplimiento de todas las normativas sanitarias tanto de los productos locales como de los provenientes de países terceros.

Aproximación del campo en la ciudad.

  1. Sensibilizar los consumidores/nada sobro los productos agrícolas de proximidad. Realizar campañas de imágenes que vinculen positivamente alimentos locales con natura, así como con salud.

  2. Modificar los currículums escolares para que incluyan educación en la alimentación, al mismo tiempo prohibir en horario infantil de los anuncios de comer basura, altos en azúcar o ultra procesados.

  3. Explicar las ventajas medioambientales de las explotaciones familiares, así como las razones de los sobre costes que sufren a causa de la eliminación de economías de escala.

  4. Mejorar el etiquetado para garantizar al consumidor la correcta trazabilidad, mientras informar de la reducción de emisiones que supone la compra de productos de proximidad.

  5. Estudiar la posibilidad de realizar un “Erasmus catalán” que permita los estudiantes pasar estancias de su formación en poblaciones rurales.

PROPUESTA DE PROGRAMA FORESTAL

Imagen de Free-Photos en Pixabay

Desde un punto de vista económico, los bosques catalanes estaban orientados principalmente tanto para la obtención de carbón para calentar los hogares, y en menor medida, la elaboración de viguería y carpintería. La explotación otros productos del bosque (setas, frutos silvestres y caza) fue siempre residual en el ámbito catalán por más que pudiera ser importante en ciertas zonas en el ámbito local.
En la década de los 60 va desapareciendo la necesidad de la elaboración de carbón al mismo tiempo que la globalización permite la entrada de maderas otros orígenes a precios más económicos. La estructura de propiedad de las zonas forestales (200.000 propietarios actualmente) hizo y hace imposible una reconversión impulsada por la propiedad privada.
En las últimas décadas el aumento de incendios forestales a causa de su mala conservación, junto con la invasión de las mismas por parte del ciudadano y las necesidades de suministro eléctrico tanto de los mismos pueblos como de las ciudades, están provocando a un cambio en su biodiversidad y una merma de los ecosistemas que le son propios.
Desde este punto de vista hace falta una política pública que impulse los siguientes puntos:

  1. Impulsar la producción de bienes a parir de las zonas forestales.

  2. Proteger las zonas forestales.

  3. Conservar la biodiversidad.

Además entendemos que por su importancia territorial (61% del territorio catalán) como medioambiental se hace necesaria la creación de una Consellería de Masas Forestales, que agrupe todas las competencias que hoy están repartidas entre Medio Ambiente y Territorio.

Economía basada en las zonas forestales

  1. Impulsar la fabricación de biomasa, así como la instalación de calderas que funcionen a partir de esta.

  2. Fomentar proyectos de colaboración con centros de investigación y tecnología, como el Centro Tecnológico Forestal de Cataluña, con capacidad para estimular la inversión en R+D+Y en el sector forestal, especialmente en las relacionadas con la química verde en farmacia, alimentación y cosmética.

  3. Realizar compra pública de bosques para su explotación forestal, estimulando así las economías locales y reduciendo la emigración de estas.

  4. Favorecer fiscalmente la implantación de negocios turísticos, previo un análisis de su rentabilidad.

  5. Fomentar la ganadería extensiva en las zonas despobladas, especialmente en áreas de montaña, apoyando a la instalación de nuevos ganaderos/ es y reactivando la red de mataderos locales. Ayudas al mantenimiento de especies autóctonas y en la comercialización de estas.

Protección las zonas forestales

  1. Crear la Consellería de Masas Forestales, desatada de Agricultura para dar un punto de vista 100% forestal a las políticas públicas.

  2. Impulsar la conservación de los bosques maduros, limitando el acceso público en épocas de riesgo, eliminando los tendidos eléctricos y carreteras que los posen en peligro.

Conservación de la biodiversidad.

  1. Establecer mejoras en los programas de limpieza del sotobosque, especialmente en los bosques de pino carrasco, con la utilización de manadas en las zonas de bajo matorral.

  2. Aprobar líneas de ajuste para propietarios/se de explotaciones forestales que establezcan planes a largo plazo que permitan incrementar la captación de carbono.

  3. Ir sustituyendo la superficie de pinares por coníferas, para compensar los efectos de los incendios forestales.

  4. Potenciar la reintroducción de grandes mamíferos que consoliden la pirámide alimentaria.

PROPUESTA DE PROGRAMA PARA LA PESCA

Imagen de Igor Ovsyannykov en Pixabay

La sobreexplotación de los recursos, producto de una visión a corto plazo y la globalización ha reducido los ingresos de la población catalana dedicada a la pesca. En estos dos factores hay que añadir la contaminación de las aguas del mar.
Actualmente el sector da trabajo a menos de 5.000 personas, dedicadas exclusivamente a la pesca de litoral. Se da la paradoja que mientras el sector se va reduciendo de medida, se tiene que llevar pez otros orígenes porque la pesca propia no puede cubrir la demanda local.
Para revertir esta situación defendemos:

  1. La implementación de políticas medioambientales que permitan mejorar el estado de nuestros litorales.

  2. Seguir políticas que permitan incrementar las rentas de los trabajadores/se del mar, asegurando así no tan solo la pervivencia de las explotaciones actuales sino también la transmisión a futuras generaciones.

    Políticas medioambientales

  3. Desarrollar una política de pesca sostenible y responsable, respetuosa con las cuotas establecidas a los caladeros, con el establecimiento de planes específicos de zona, que dedique los recursos públicos a la transformación del sector, al mantenimiento de los puestos de trabajo y en busca de nuevas actividades ligadas a la diversificación del sector.

  4. Ampliar las reservas marinas hasta llegar al 2020 al 10% de la superficie marina, tal como requiere el Convenio de las Naciones Unidas sobre Diversidad Biológica 2020, y dotar los recursos públicos que garanticen el mantenimiento y la efectiva protección.

  5. Impulsar las instalaciones de acuicultura de bajo impacto ambiental, especialmente la acuicultura ecológica.

  6. A fin de reducir la presencia de microplásticos en las capturas, incentivar la reducción del uso de plásticos desechables, especialmente en poblaciones costeras, de cara a lograr la prohibición final de estos artículos.

  7. Asegurar que el ACA mantiene limpias los cauces de ríos y rieras para evitar que los residuos que s´ abocan acaben en el mar.

  8. Incentivar la agricultura ecológica en las zonas costeras y en la proximidad de los cauces de las rieras para reducir la cantidad de fertilizantes y pesticidas que llegan al mar.

  9. Posar en todos los puertos, puntos de recogida de basura y residuos de pesca dirigidos a su reciclaje. Aun así endurecimiento de las sanciones en aquellos casos en que no se haga correctamente.

  10. Endurecimiento de las inspecciones a plantas depuradoras municipales y desarrollando una línea de ayudas para su instalación en aquellos municipios que todavía no disponen.

Políticas de incremento de rentas

  1. Establecer una línea de ayudas directas del Fondo Europeo Marítimo y Pesquero para pagar los marineros forzosamente parados durante los periodos de veda, a fin de que no tengan que utilizar la prestación de paro durante estos periodos, al mismo tiempo que se implementan fórmulas de formación durante estos periodos.

  2. Priorizar las ayudas a la pesca artesanal y a la pesca costera litoral y favorecer el reconocimiento positivo del pez de proximidad (km 0) y del procedente de la pesca artesanal.

  3. Impulsar la creación, certificación y promoción de productos con denominación de origen, así como de productos de la pesca y la acuicultura sostenibles.

  4. Implantar medidas efectivas para garantizar la información, la trazabilidad y el etiquetado de comercialización de los productos pesqueros de cara al consumidor final.

  5. Establecer líneas de circuito corto entre pescadores/se, mercados locales, pequeñas industrias, turismo y restauradores,

  6. Facilitar la venta directamente a la barca para consumidores/se.

  7. Impulsar pequeñas infraestructuras de transformación en las propias poblaciones costeras.

Los huertos urbanos a debate

Magnífico artículo de Javier Jiménez en Magnet:
Los huertos urbanos pueden ser un peligro para la salud pública. O nos los tomamos serio o tendremos un problema
Pero no es necesario poner obstáculos sino cura y saber perfectamente qué tierra utilizamos y con qué agua los regamos.
Ahora bien, lo que nos tenemos que preguntar es, qué tierras y aguas utilizan nuestros gobiernos municipales en todos esos huertos urbanos, que en el mejor de los casos proliferan por nuestras ciudades.