Una alternativa Verde para las pandemias

Hospital de campaña de Camp Funston en Kansas, 1918

Muchos científicos creen que el estallido de la pandemia está relacionado con la manera que la especie humana convive con la naturaleza. Y siempre ha sido así, desde que tenemos constancia, y excepto las pandemias provocadas por cambios climáticos sucedidos tras grandes erupciones volcánicas como las ocurridas en el antiguo Egipto, el ser humano ha pretendido adaptar la naturaleza para su propio beneficio con resultados catastróficos, en cambio de adaptarse a ella. Las distintas pestes bubónicas del año 542 (Plaga de Justiniano) y la de 1347 a 1353 son un buen ejemplo, pero también las que asolaron el imperio romano, la peste Antonina (165-180) y la más demoledora, la Cipriana de los años 249 al 262, dejando el imperio a merced de las invasiones bárbaras.
Europa ha sido atacada y por ende también el resto del mundo de la época, por distintos rebrotes de la misma plaga durante los siglos XVI, XVII, XVIII, hasta llegar a finales del XIX con una nueva enfermedad, la Gripe Española provocada por un virus Influenza.
Hasta finales 1892, cuando Dmitri Ivanovski describió lo que era un virus, los humanos no conocían su existencia aunque sí la manera de contagio de algunas enfermedades víricas, por lo cual la pandemia de la Gripe Española y el virus que la provocó pudieron ser estudiados para encontrar un remedio o, en cualquier caso, un método para evitar el contagio.
Se cree que el brote empezó en las estepas rusas con unos efectos relativamente benignos, y que en 1916 llegó a los EEUU aumentando su capacidad mortífera a medida que fue mutando. Este virus permaneció activo hasta 1920, ya debilitado por las últimas mutaciones y con la población inmunizada.

Los virus han existido siempre -algunos científicos creen que son una reliquia de la vida precelular- y tal como el influenza A H1N1 (Gripe Española) surgió de una mutación de gripe aviar, estos últimos años hemos visto y podido controlar otras posibles pandemias víricas, casi siempre originadas a partir de esa famosa gripe, ahora existen suficientes evidencias científicas que señalan a unos animales salvajes como portadores del actual COVID-19. No obstante, la que más afectó a un grupo de sociedades y de manera más demoledora, fue la resultante de la conquista de América por parte de los europeos (el origen de los conquistadores carece de importancia, puesto que de haber sido austríacos, franceses, etc., el resultado habría sido el mismo). En este caso la viruela y la sífilis, transportadas por los conquistadores, junto un cambio de trabajo radical (el esclavismo), provocaron la desaparición del 95% de la población amerindia, unos 40 millones de personas según Bartolomé de las Casas.
Todas esas pandemias, el hacinamiento, la interconexión masiva e intrusiva de los humanos en hábitats salvajes de otros animales, o el traspaso intraespecies de virus, tienen un denominador común, son producto de una naturaleza forzada por el ser humano, que tal como antes hemos explicado, en cambio de adaptarse a ella ha pretendido que sea ella la que se adapte a él. Pero si bien podríamos decir que esas pandemias son un aviso de algo peor por venir, quizá la famosa Gripe Española lo represente mucho mejor, por haber estallado en un momento en el que el ser humano tenía la capacidad de análisis suficiente para saber con exactitud de lo que se trataba.

En 1917 la gripe se había transformado y su mortalidad había aumentado cien veces por encima de una gripe normal, y había encontrado el mejor lugar para expandirse, los campamentos militares norteamericanos donde se entrenaban las tropas que debían ir a Europa. La concentración de literas en barracones de madera o tiendas de campaña, se había convertido en un foco de contagio inmejorable. El presidente Woodrow Wilson pidió consejo a los especialistas y al jefe de Estado Mayor, y prevaleció la opinión de este último. Las tropas norteamericanas expandieron el virus por toda Europa, y a su vuelta contaminaron el resto del mundo. Actualmente nadie sabe cuántos seres humanos fallecieron, pero se barajan cifras brutales, desde los 25 hasta más de 100 millones de personas.

Por supuesto, no es nuestra intención hacer paralelismos históricos o biológicos entre pandemias. Si los hay no son producto de nuestra imaginación sino una realidad. En 1918 había una guerra atroz y prevaleció la opinión del militar, y ahora la de los inversores y financieros. Es este un pequeño inciso que podríamos tratar como una pequeña pelea interna del mismo género humano, para decidir la mejor estrategia en su lucha contra la naturaleza.

Retomando el tema no podemos olvidar lo que podría haber terminado como pandemia, que mejor refleja esta distorsión: la Encefalopatía Espongiforme Bovina (EEB) o enfermedad de las Vacas Locas.
Aunque la humanidad ya había padecido de forma local enfermedades relacionadas con la alimentación –no en vano hemos aprendido qué es comestible a partir de prueba y error- esta fue la primera provocada por el ser humano de manera involuntaria -aunque no accidental- que traspasó fronteras de forma perniciosa y requirió una respuesta coordinada. Se adquiere al ingerir carne de animales infectados, que se infectaban con pienso fabricado parcialmente con restos de animales de las mismas especies. Se solucionó tras el sacrificio de dos millones de reses en el Reino Unido, foco de la infección.

Actualmente estamos experimentando una nueva infección, también producto del ser humano y con repercusiones todavía desconocidas. La anisakiasis, que se adquiere al ingerir pescado infectado con larvas de Anisakis o del mismo nematodo.
El Anisakis siempre ha existido de manera natural, pero en un pequeñísimo número de peces. Es un gusano parasitario en los peces. Los huevos eclosionan directamente en el mar. Los crustáceos se alimentan con las larvas y son devorados así mismo por otros peces o cefalópodos. En su interior la larva se convierte en gusano y se enquista en el intestino o los tejidos. Su ciclo se completa en el momento que el pez es devorado por un mamífero marino, donde vuelve a parasitarse, se alimenta, crece, se aparea y desova a través de las heces del mismo mamífero. Este ciclo vital tan complejo (sin mamífero marino nunca podría reproducirse), explica su poca incidencia natural; sin embargo, la explotación intensiva de los mares por parte del ser humano ha transformado su propagación. Esa pesca intensiva y su posterior comercialización conlleva la limpieza del pescado tras ser capturado, abandonando ingentes cantidades de vísceras infectadas directamente al mar. Esas vísceras se convierten en alimento para el resto de peces, que se infectan en una progresión prácticamente geométrica.

Si ustedes viajan a Brasil o Perú, o al Extremo Oriente, descubrirán cómo las distintas sociedades están interactuando de manera masiva e inconsciente con cientos de especies que antes habitaban en espacios exclusivamente vírgenes, que se alimentan de sus desechos y comparten parásitos y enfermedades con los seres humanos. Y, no solo eso, el cambio climático está transformando o cambiando los hábitos a miles de especies de insectos, gusanos y pequeños reptiles. Precisamente la gripe llegó al ser humano de esta manera. De origen aviar y asintomática en estos animales, causa graves trastornos en humanos, y ocasiona miles de muertes cada año.
¿Cuántas enfermedades habrán pasado desapercibidas?
La propia comunidad científica estima que muchas, particularmente porque poco se sabe aún de los virus, apenas se conocen los más comunes y dañinos, y se cree que la variedad y abundancia vírica es enorme tanto en tierra como en los océanos. Excepto contadas ocasiones, el ser humano ha tenido suerte. El anisakis por ejemplo no es difícil de eliminar y tampoco es letal, pero imaginemos que lo fuera y que transportara un virus que alterara los priones, tal como sucede con la enfermedad de las Vacas Locas. El resultado sería catastrófico.

Hasta ahora el ser humano ha podido sobrevivir con variada fortuna a los distintos ataques de la naturaleza provocados por él mismo, a veces con pérdidas casi inasumibles que han cambiado la manera de vivir o de relacionarnos, o que incluso han arruinado culturas aparentemente incombustibles. La peste que asoló el Imperio Romano o la misma Peste Negra, que eliminó dos tercios de las sociedades occidentales, son buenos ejemplos, y eso en un mundo en el que una pandemia podía contenerse más fácilmente, al no estar tan hiperconectado.

Actualmente estamos incidiendo directamente y sin los suficientes conocimientos sobre la naturaleza de miles de especies, extinguiendo a muchas. Si un pequeño murciélago –o un pangolín, aún no se sabe a ciencia cierta- ha puesto la humanidad patas arriba, ¿qué no podrían hacer una serie de diminutos insectos, de manera directa o indirecta? ¿Cómo puede afectar a las especies la disminución de la capa de ozono, este año debilitada en extremo en el hemisferio norte? ¿O el desmesurado y desconocido aumento de CO2 en las capas profundas de los océanos? ¿O la desaparición repentina, en un periodo extremadamente corto, de especies vegetales? ¿Qué efectos tendrá esa desaparición sobre las especies animales que residían en ellas? ¿Cómo reaccionarán y en qué medida pueden invadir nuestros espacios?

Los virus son básicos para la supervivencia de la vida en la Tierra, tanto en la generación de oxígeno del planeta -por su relación con las cianobacterias del océano, que producen la gran mayoría del oxígeno de la Tierra- y para el equilibrio del carbono en los océanos. Dado que no podemos eliminarlos por completo aun cuando dispusiéramos de un conocimiento amplio de ellos, tendremos que vivir en equilibrio con ellos tanto como sea posible. Y para ello es fundamental disponer de una red de ecosistemas sin intervención humana, que hagan de contención para la propagación de la mayoría de virus que puedan saltar de otros animales a los humanos, o que pasen de unos animales inmunizados y en simbiosis con ellos a otros que no lo están. Y aún más… el cambio climático está provocando el deshielo de zonas terrestres que llevan en hibernación miles de años, y que según supone la comunidad científica contendrán sus propias poblaciones de virus, que podrían resurgir y afectar a la vida.

Nosotros no tenemos la solución mágica e inmediata, pero podemos urgir a la sociedad para invertir nuestros recursos en encontrarla, utilizando los recursos científicos y sanitarios disponibles; además, deberíamos cambiar nuestro modelo de vida para adaptarla a la naturaleza y acotar mucho el peligro de que se nos presente a nuestras puertas una pandemia mucho peor que la que actualmente padecemos, y afecte a los humanos, a las plantas o a otros animales de los que nos alimentamos, o a las mismas bacterias que necesitamos para sobrevivir. Las incógnitas son muchas y necesitamos luz sobre ellas ya.
Recuerden que la ciencia tarda en obtener resultados, y para cosechar es necesario sembrar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *