Los hidrocarburos en nuestra vida

Ante todo damos gracias al latín, una de las lenguas más versátiles y clarificadoras que existen, que define muy bien lo que es el petróleo, la unión de la palabra petrus (piedra) y oleus (aceite).

Al petróleo se le considera un combustible fósil, que presumiblemente proviene de la descomposición de material orgánico de millones de años de antigüedad, después de haber quedado prisionero en grandes bolsas en el interior de la corteza terrestre, a veces casi a flor de tierra, mientras que otras a miles de metros de profundidad. Una teoría minoritaria insinúa que el petróleo podría ser de procedencia inorgánica, sin embargo, su estructura química demuestra que proviene de las algas.
Dada la gran variedad que podemos encontrar -en algunos casos puede llegar a contener trescientos componentes diferentes- según su densidad lo dividimos en once grupos. El petróleo también se valora por el nivel de azufre que contiene, siendo el más dulce y valorado el que posee menos del 0,5% de este elemento, que suele ser del que más proporción de gasolinas, y disolventes de pintura y de tinte podemos extraer.

En su primera destilación atmosférica, el petróleo desprende gases, que una vez licuados bajo presión, se comercializan dependiendo su composición: metano, etano, propano y butano, por este orden según el número de átomos de carbono en sus moléculas. El metano solo con uno y cuatro de hidrógeno; el etano forma una cadena de dos, con seis de hidrógeno; el propano tres y ocho de hidrógeno; etc.
A partir de la cuarta cadena de átomos de carbono, hay que añadir temperatura para su destilación. Así para extraer las naftas, que se utilizan como potentes disolventes, y para la pintura, el tinte y otras materias, lo calentaremos a 40°, para así separarlo del resto de derivados; y así sucesivamente, aumentando la temperatura a 70, 100, 130, etc., para, por evaporación, ir separándolos uno por uno.
A medida que se le va añadiendo más temperatura, también vamos extrayendo los derivados más pesados, es decir con más átomos de carbono, que una vez mezclados en una determinada proporción, podremos conseguir la gasolina, el queroseno, el gasóleo, etc. Y también para la elaboración del PET, con el cual se fabrica tejido (poliéster), recubrimientos para metales, envases de todo tipo, piezas industriales de alto rendimiento, etc. incluso muebles o botones.
Finalmente, después de la obtención de todos los derivados que podemos considerar valiosos, nos quedará un importante residuo, altamente contaminante y que tendremos que gestionar: el asfalto.
El asfalto es el hidrocarburo más utilizado de la historia. Los antiguos babilonios ya lo usaban para la construcción.
Hasta que el petróleo no se empezó a explotar como hidrocarburo, el asfalto se extraía de grandes depósitos naturales a flor de tierra. Actualmente sale mucho más barato aprovechar el subproducto casi incómodo de las refinerías, antes que extraerlo de estos yacimientos.
El asfalto se utiliza por pavimentar calles y carreteras, para impermeabilizar terrenos, grandes depósitos de agua y tejados.

Ahora que ya sabemos que el petróleo tiene muchísimas utilidades, muchas más que componentes, puesto que algunos se pueden utilizar para industrias muy diversas, desde la farmacéutica hasta la química, pasando por la alimenticia, de la madera y del transporte, podemos afrontar el problema que podría representar, ya no quedarnos sin él sino eliminar una de sus industrias.
Bien es verdad que la industria, sea por lo que sea, suele adaptarse a las circunstancias, innova con nuevos productos y busca el mejor sistema para vender el que tiene. Uno de los mejores ejemplos son las bolsas de plástico, que hasta hace poco tiempos se fabricaban por miles de millones al día, pero que desde hace unos años su uso y su producción están disminuyendo en el mundo más desarrollado; sin embargo, seguimos consumiendo petróleo, cada año algo más debido a los mercados emergentes. Esto solamente tiene una explicación, la industria que fabrica plástico se ha adaptado y está comercializando otros productos (actualmente todo lo adquirimos envasado de origen). Y es que desde una simple bombilla hasta las olivas que compramos a granel, todo está envasado con PET. Da el mismo que vayamos a comprar con nuestra bolsa plegable para tranquilidad de nuestra conciencia, al llegar a casa descubriremos que hemos consumido más PET que antes. Y lo intentaremos reciclar, preocupados por no estar seguros de si esta multitud de envases son realmente PET, porque nadie nos ha aleccionado sobre esto. Y si por casualidad consiguiéramos eliminar de nuestras vidas el PET, las refinerías se verían en la necesidad de construir grandiosas instalaciones para almacenar y eliminar el derivado petrolífero del cual es originario. El resultado es que el precio del resto de derivados aumentaría en proporción al abandono de la venta de uno de ellos, aparte de añadir el coste de su eliminación, tanto económico como energético.
Para explicar la complejidad de la situación, imaginemos que en las próximas elecciones gana un partido ambientalista, que decide unilateralmente cambiar el asfalto de nuestras carreteras por cemento y residuos de vidrio, con la excusa que se produce aquí, que es más barato y afecta mucho menos el medio ambiente
¿Que hacemos con el asfalto?
Almacenarlo en gigantescas minas abandonadas o eliminarlo a expensas de grandes sumas de dinero y más afectación ecológica.

La protección del medio ambiente en relación al plástico y los residuos petrolíferos:

Uno de los grandes problemas de la industria petroquímica son los gases ácidos, presentes en su mayor parte en los petróleos densos y con mayor contenido de azufre, que son tratados con aminas para aislar los óxidos de azufre y así producir este elemento, de muy poco valor pero altamente contaminante. Sin embargo, para el PET todavía no se ha encontrado una solución satisfactoria.
El PET no es biodegradable, ni siquiera con el tiempo, por lo cual solamente lo podemos degradar artificialmente mediante elevadas temperaturas y abundantes productos químicos, muchas veces también derivados del petróleo. También puede utilizarse como combustible, puesto que al quemar provoca elevadas temperaturas, sin embargo, los gases que produce son muy tóxicos, tanto para el ser humano como el medio ambiente, y de difícil procesamiento. La mejor solución es el reciclado, no tan costoso si lo convertimos en polímeros útiles para la industria.
Actualmente los plásticos se utilizan para infinidad de cosas útiles, desde huesos artificiales hasta fibras de gran conectividad, hormigón, madera artificial, pantallas elásticas, puertas, ventanas y hasta muros; para-choques, alas de avión, barcos, etc. El plástico puede pasar, gracias a la tecnología del reciclaje, de enemigo a amigo, y convertirse en un gran aliado de la naturaleza. Ahora bien, para conseguirlo tenemos que reducir drásticamente el consumo de combustibles fósiles y legislar adecuadamente, para que sea más rentable reciclarlo que producirlo de nuevo.
Además no olvidemos que el mercado es muy inteligente y suele resolver este tipo de problemas. A medida que el mundo utilice menos combustibles fósiles, las diferentes industrias descubrirán nuevos procedimientos industriales. Es decir, otros disolventes y nuevos materiales para suplir el PET.

Para eliminar los últimos residuos de una refinería, incluidos el agua y el suelo contaminados, se utiliza la remediación biológica, que trata de introducir microorganismos o sus enzimas para degradar los hidrocarburos en su última fase, convirtiéndolos en agua, anhídrido carbónico y aminoácidos.
Por desgracia las compañías petroleras, en su afán para obtener beneficios rápidos sin necesidad de grandes inversiones, y por la caída del precio del crudo, abandonan los residuos en los ríos o las tierras que mantienen bajo cesión en los yacimientos difíciles de controlar, casi siempre con el beneplácito de los caciques o gobernadores de la zona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *